Oscar Bluemner pasión por el color

TL 44.2009.2 001

Close

TL 44.2009.2 001

 

Con este título “Oscar Bluemner: A Passion for Color” el Whitney Museum of American Art, de la Avenida Madison 945 en New York, N.Y. organizó una retrospectiva de Oscar Bluemner en el otoño del 2.005. Era una mirada a un pintor poco conocido: Oscar Bluemner (1867 – 1938), un pintor modernista americano de origen alemán (Prenzlau), que había estudiado arquitectura y pintura en la Royal Academy of Design de Berlin, y que llegó a los EE.UU. a los 25 años. Se mudó a Chicago en 1893 donde trabajó como dibujante freelance en la Exposición Mundial Colombina. Después de la exposición, trató de encontrar un trabajo en Chicago y Nueva York, aunque no encontró un empleo estable.

Bluemner se trasladó a Nueva York en 1901, y trabajó en proyectos de arquitectura, que acabó abandonando, amargado por la batalla legal, que duró siete años, por el diseño ganador del Palacio de Justicia del Bronx de Nueva York por el creado en 1.903. En 1908 conoció a Alfred Stieglitz, quien lo presentó a los innovadores artísticos de América y a la vanguardia europea. En 1910 Bluemner había decidido dedicarse a la pintura en lugar de a la arquitectura. Cobró su parte de dinero y se fue a Europa en 1912, para estudiar a los viejos maestros y conocer in situ los principales “ismos” del arte moderno.

En 1915 Stieglitz le dio la oportunidad de hacer una exposición individual en su galería. A pesar de participar en distintas exposiciones, no se vendieron demasiados cuadros y vivía con su familia casi en la pobreza. Oscilante entre el éxtasis y la desesperación, Bluemner creyente en la idea de Nietzsche del artista incomprendido, vivió en la pobreza, en condiciones tan graves que se cree que contribuyó a la temprana muerte de su esposa. Su acuarela, la Muerte (1926), realizada poco después de su muerte, es el reconocimiento de la tragedia (Acuarela bajo el título de cabecera). En este momento creó su “Sol y Luna” serie de acuarelas, en las que buscó consuelo para su dolor y su sentimiento de culpa. En 1926, se trasladó a Bluemner South Braintree, Massachusetts. En la década de 1930, volvió a pintar edificios, árboles, … ; pero las ciudades catedral dieron que había pintado antes paso a cementerios, inviernos, … . El 12 de enero de 1938, solo, sin dinero y enfermo, se suicidó.

Galeria de acuarelas de Oscar Bluemner:

Fascinado por la cualidad formal, emocional y espiritual del color fuerte, Bluemner se llamaba a sí mismo “Vermillionaire”, refiriéndose a su gusto por los tonos rojos brillantes. Hasta la década de 1920, se centró en composiciones bien estructuradas, con influencia del cubismo. Al avanzar su carrera, se comenzó a inspirar en la música clásica y en los conceptos freudianos del subconsciente. Sus óleos de paisajes de esa época llevan a menudo títulos alusivos a la música. Continuó su evolución hacia la abstracción simplificando masas y con su -ya característico- color vibrante. Parece inspirado en algunos temas por Georgia O’Keeffe, al igual que Arthur Dove los usó a su vez a finales de los años 30.

Mas información sobre la interpretación que hacía de los colores y sobre las analogías con la música que hacía en su pintura, podemos encontrarla en el ensayo de Debra Force titulado “Oscar Bluemner: Visions of the Modern Landscape

Relacionado:

Georgia O’Keeffe como pintar figurativo, abstracto, acuarela y óleo

El modernismo norteamericano de Charles Demuth

Autor entrada: pincel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*