El color y la visión

el mercadal de reus
Creative Commons License photo credit: campru

La visión es básica para el pintor, pero en general no somos conscientes de las limitaciones de nuestros ojos.

El ojo, detecta el movimiento con un campo de ángulo de granangular, siendo muy sensible a los movimientos en la visión periférica.
En cambio ve los los colores y las formas detalladas en un campo de ángulo muy estrecho.

La zona responsable de la agudeza visual (región fóvea) está en el centro del campo visual, siendo muy pequeña, con los conos muy juntos. Para hacernos una idea, su superficie con respecto a la de la retina es proporcional a la de la luna con respecto al cielo nocturno.

Si creemos tener una visión clara del mundo, es porque tenemos los ojos  siempre en movimiento.

Por eso es común para aislar de una forma precisa un color, examinarlo a través de una pequeña abertura en cualquier soporte, tal como se comentó en Examinar un color.

Es así por la estructura de las células (125 millones de células en forma de barras y 6 millones de células en forma de conos, a su vez de 3 tipos) en la retina. Solamente los conos son sensibles al color, y se agrupan con mayor densidad en el área central de la retina. Cuando vemos algo por la esquina del ojo, la imagen se focaliza en la periferia de la retina, en donde hay pocos conos. Así, por mucho que nos empeñemos en decir lo contrario, en realidad no podemos distinguir el color de los objetos sin mover el ojo.

Igualmente las barras están  en menor proporción por la parte mas  externa que por el centro.  Por lo cual, la  capacidad para resolver las formas de objetos en la periferia de la visión es bastante limitada.

Autor entrada: pincel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*