Otra historia de arte expoliado

Hildebrand Gurlitt, fue una persona relacionada con el mundo del arte, este historiador nacido en 1895 y fallecido en 1956 en un accidente de tráfico, ejerciendo de director de museos y marchante. Legó a su hijo Cornelius Gurlitt cerca de 1.300 obras de grandes artistas (algunas procedentes de museos y que los nazis clasificaron como arte degenerado, y otras directamente procedentes de el expolio de las galerías y colecciones de judios en la alemania nazi).
Entre las casi 1.300 obras de arte, destacan cuadros de Matisse, Chagall, Dix, Beckmann, Nolde o Picasso y desde que fuera descubierta esta colección, se está investigando el origen de estas obras que le fueron descubiertas al anciano en 2012 en Munich.
El penúltimo capítulo de esta historia lo escribió el propio Cornelius en su testamento, en la habitación del hospital en el que se encontraba, y es que dona la colección al Museo de Arte de Berna (Suiza), estableciendo que el museo deberá mantener la integridad de la colección.
Cornelius Gurlitt, que falleció el pasado martes 6/5/2014 tras una complicada intervención en el corazón, modificó su testamento momentos antes de entrar en el quirófano, repartiendo su fortuna (en parte arte robado por el régimen nacionalsocialista) valorada en mas de 1.000 millones de euros, que atesoraba entre su piso de Munich y una casa en Salzburgo.

Autor entrada: pincel

1 thought on “Otra historia de arte expoliado

    […] de Luis II de Baviera, en Neuschwanstein). Otros artículos que os pueden interesar: Otra historia de arte expoliado Dos Guerras mundiales iniciadas por pintores frustrados: Guillermo II y Adolf […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*